INTERÉS GENERAL

#CasateEnCasa: la historia de la boda virtual oficiada por un maestro de ceremonia en plena pandemia

Carolina y Lucas debieron posponer su casamiento por la pandemia. Para que la fecha que habían elegido y estaba grabada en sus alianzas tuviera un significado contactaron al creador de Tu Ceremonia, quien desde hace dos décadas propone bodas personalizadas. Así, tuvieron un festejo original con 20 invitados, intercambio de alianzas y baile. Cómo son las nuevas celebraciones virtuales
Carolina y Lucas recién casados por un maestro de ceremonia

En una plaza, a bordo de un globo aerostático, en destinos internacionales e inclusive en la cancha de Boca Juniors. Esos fueron algunos de los escenarios -pocos comunes- donde el maestro de ceremonia Javier Gerenschtein casó a muchas parejas argentinas. Pero la pandemia cambió todo. Después de dos décadas de oficiar bodas, jamás pensó que conduciría una boda virtual.

“Que la cuarentena no te haga relegar al amor. Casate en Casa”, es parte del nuevo servicio que ofrece su empresa -Tu Ceremonia- en tiempos actuales. Es que el aislamiento social no solo impactó en la rutina diaria, sino también frustró los proyectos de muchas parejas que se vieron obligadas a posponer sus casamientos.

El emprendimiento de Gerenschtein nació como un hobby, ya que es un abogado especializado en Derecho Civil. Sin embargo, lo que empezó como una diversión creció y ganó clientes rápidamente. En esta última década ya casó alrededor de mil parejas. Gracias a la tecnología puede seguir haciéndolo.

Lo que ofrece le escapa a unión civil legal y a los rituales religiosos. “Cuando empecé se acercaban parejas divorciadas que deseaban volver a casarse pero no lo podían hacer por iglesia, había otras que simplemente querían evitar pasar por el templo que sea. En la última década, el deseo de los futuros novio es tener un espacio personalizado que hable de su historia de amor, no se trata de un paquete armado. Las posibilidades son infinitas, siempre les pregunto ‘¿con qué sueñan?’, es por eso que realizamos un trabaja previo muy detallado”.

Javier ofició su primera ceremonia de boda virtual

Los primeros días de abril Javier recibió un mensaje de una pareja que tenían fecha de boda para el 18 de abril de 2020. Eran Carolina Gobatto (33) y Lucas Cullari (32), quiene llevaban nueve años de novios. “Veníamos esperando este día con gran ilusión. Estaba todo listo salón, iglesia, catering, Dj. Tener que posponerlo para noviembre no fue una decisión fácil, estuvimos muy angustiados haciendo nuestro duelo”, relata la novia.

Una semana antes del gran día, Carolina se encontró mirando en detalle las alianzas que ya tenían la fecha grabada. “Tenemos que darle un significado a este 18 de abril, por algo lo habíamos elegido. Busqué ideas y encontré a Tu Ceremonia”, agrega.

Los invitados y novios durante la ceremonia de 30 minutos

En tanto años de carrera el plan virtual lo tomó por sorpresa a Javier, pero los tres encontraron la manera de hacer algo especial y original. “Mandamos una invitación con el link de Zoom para ese sábado a las 20 horas sin adelantar detalles, solo aclaramos el dress code: elegante sport”.

Cerca de las 20.20 -“porque en toda fiesta hay impuntuales”- se conectaron los 20 invitados. En una de las pantallas estaba el maestro de ceremonia, en la otra los novios. Carolina con su vestido blanco de civil y Lucas con su traje, los amigos y los familiares no se quedaron atrás: “Se habían puesto lindos, peinados, maquillajes”, dice la novia.

La ceremonia arrancó con las palabras de Javier. “Tenía mi discurso armado con la información de los novios como lo hago de manera habitual”, comenta el especialista. Hubo tiempo para el intercambio de votos, mensajes de los testigos y el esperado momento de las alianzas. En total fueron 30 minutos de pura emoción. “Jamás pensamos que nuestro monoambiente de Boedo podríamos montar un casamiento, mucho menos que sería conmovedor. Vivimos esa noche de una manera hermosa ”.

Los recién casados estaban felices. Javier abandonó la sesión virtual con la satisfacción de haber sido testigo de un evento que no olvidará. “Salió genial. La distancia no le restó ningún ingrediente. Fue gratificante verlos tan contentos a todos, además de comprometidos con el evento. Dadas las circunstancias #CasateEnCasa ya es un hecho y es posible adaptarlo a cada contexto».

Post ceremonia, el festejo de Carolina y Lucas continuó hasta la madrugada. “Nos quedamos conectados hasta las dos de la mañana. Hubo tiempo para todo: bailamos, nos pusimos cotillón, brindamos e inclusive cortamos la torta. Todo fue alegría”.

La luna de miel también quedó en modo pausa. La pareja tenía pasajes y estadía paga para Cataratas de Iguazú. “El 20 de abril hubiera salido nuestro avión. Conservamos un pasaje abierto por Aerolíneas Argentinas para más adelante cuando quede habilitado poder volver a viajar”.

Los novios tendrán su revancha de boda, o boda doble: se casarán por civil e iglesia en noviembre de este año. “Por ahora sigue en pie, si no se puede ya le encontraremos la vuelta… por ahora nos sentimos felices de lo que vivimos el sábado pasado».

Fuente: Infobae

Botón volver arriba