MÚSICA

Acru: «Espero nunca sentirme realizado»

De cara a su gira por todo el país y a la publicación de su primera canción de 2021, desde Filo.news conversamos con Acru sobre su presente, su visión de la escena actual argentina y su futuro como músico y freestyler.

«Esta recepción, este cariño, este aguante y que la gente de distintas ciudades esté esperándonos con esas ganas me encanta y súper entusiasma», dice, Zoom por medio, Agustín Cruz, conocido como Acru y como uno de los prospectos de la escena rapera argentina que, hace ya varios meses, todo lo que toca lo convierte en oro.

La tríada de Throw Up Sessions, la cortina para la Liga Profesional de Fútbol junto a Bizarrap y Trueno, el Lunfardo Fest junto a los MCs más importantes del país son algunos de los hits del Joven Román desde que la pandemia llegó a la vida y que lo pusieron en un pedestal alcanzado por pocos artistas. ¿En el medio de todo eso? La puesta a punta de su próximo álbum El Don.

Alistándose para lo que va a ser su gira por el país, la cual ya pegó algunos sold outs en varias fechas, y para la salida de «Dharma«, su primer tema del año, Acru se acomoda sobre su asiento y contesta algunas preguntas para Filo.news.

Se viene una gira por todo el país y ya hay algunas fechas agotadas, ¿cómo te sentís al respecto?

Yo me siento muy bien. Muy contento porque tenía muchas ganas de salir a presentar el formato nuevo con la banda y este nuevo show que se venía trabajando hace un tiempo. Que tenga esta recepción, este cariño, este aguante y que la gente de distintas ciudades esté esperándonos con esas ganas me encanta y súper entusiasma.

Desde hace mucho tiempo, todos tus proyectos, ya sean shows, canciones o freestyles, reciben un apoyo increíble por parte del público. Vos, como artista, ¿qué sentís que ofrecés y que genera lo que generás?

Primero, es un privilegio todo ese amor. Es una bendición increíble que la agradezco y trato de estar a la altura. La verdad, no sé qué doy para ellos. La gente conecta con lo que pasa, el porqué por ahí lo pueden responder ellos. Me sale decir que siempre estoy trabajando y que siempre se nota: no es que estoy colgado ni doy nada por sentado. Siempre trato de volver a ganármelo interna y artísticamente. Saben que siempre estoy en búsqueda y que trato de hacer lo mejor que puedo con lo que tengo para llevarlo a un nivel bueno.

En tus últimos dos álbumes se te ve en dos facetas distintas: en El Origen más tecniquero y en #Anonimato con otra profundidad. ¿Qué Acru vamos a escuchar de ahora en más en el corto plazo?

Yo creo que el Acru de El Origen era una versión mía más como un freestyler acercándose a la música. Con la experiencia que eso me dio pude hacer #Anonimato como MC, con más tiempo componiendo y como otra experiencia de estudio de pasar frente a la hoja, frente al micrófono y frente a los shows. Creo que la gente está viendo en los Throw Up y en mis últimas canciones a un Acru indagando más; experimental, con ganas de fusionar y jugando: me estoy divirtiendo mucho con lo que estoy haciendo. En El Don se ve eso, la idea de versatilidad y de llegar haciendo campos nuevos. Creo que esa esencia está acompañando a mis últimas canciones y que aparezca un poco de todo es mi idea: hay partes profundas, de juegos de métricas, puzzles de palabras, distintas formas de abarcar el beat.

En esa búsqueda de abarcar todo lo posible entra la banda que te va a estar acompañando durante tu gira, ¿cómo es trabajar con ellos?

Es increíble y súper divertido. Nos permite tanto a Haze como DJ y a mí como rapero indagar más en la idea de ser músicos, de cargarnos de musicalidad. Tenemos a dos monstruos como Martín Varela y Tomy Sainz, que vienen del jazz, y por otro lado Facu Cassettari, que viene de la movida del rock, que nos permiten empaparnos de otras texturas, otros colores y otros géneros para nutrir más al género al cual pertenecemos, que es el rap. Yo estoy muy contento y creo que estamos en un camino súper nutritivo. Muchos artistas que nosotros admiramos y que, principalmente, yo consumo, se han dado el lugar a indagar con bandas y músicos sesionistas para llevar su música a niveles nuevos, a ellos como artistas, a sus presentaciones en vivo y a sus discos. A mí me encantaría poder dominar, tocar un instrumento y hoy veo el virtuosismo, la habilidad y capacidad de estos monstruos que me acompañan y estoy absorbiendo información agradecido de poder estar a la par con ellos.

El lunes publicaste un video improvisando con ellos, ¿hay mucho freestyle en los ensayos?

Una vez por ensayo improvisamos un poquito. No hay demasiado; estamos muy atentos a las canciones, a la ejecución… pero siempre que probamos sonido, generalmente, lo hacemos improvisando. También después de pasar el ensayo, como para descontracturar, como «Bueno, ya cumplimos la misión… un poquito de freestyle». Varias veces cerramos los ensayos con un freestyle. Es algo que tenemos ahí entre nosotros y que lo hacemos con una cara de feliz cumpleaños…

También subiste un pequeño adelanto de «Dharma», que es un tema suelto, pero, ¿hay algo en el tema que también va a estar en El Don?

Creo que sí, creo que hay algo de El Don, porque el proceso creativo del álbum a mí me marcó mucho y me permitió crear los Throw Ups, otro tipo de canciones… fue como un quiebre en mi composición. A nivel composición sí se va a ver lo mismo, pero a nivel concepto y estética, no. «Dharma» es una canción que va por fuera del álbum, que no tiene nada que ver, pero que está cuidada y tratada con amor como con cualquier canción que haya publicado.

Ya tenés varios discos, tus shows siempre terminan con sold out y tus canciones tienen una recepción única, ¿te sentís artísticamente realizado?

No, no, no. No me considero realizado. Me considero feliz de estos procesos. Es muy loco porque desde afuera se ve de una forma y desde adentro de otra. Yo siempre creo que a mí me falta, siempre creo que muchas cosas que hago están cerca de donde quería haber llegado. Pero, al tiempo, después digo: «No, pero cuando hice la canción, cuando toqué de esta forma, cuando planteé este video sí llegué a donde quería». En ese aspecto sí, pero no estoy realizado como para decir «Yo ya no compongo más, todo lo que lo que podía haber hecho lo hice», la verdad que no y espero nunca sentirme así. Sí me siento muy feliz y agradecido de cosas que me pasaron, de poder vivir de la música, de todo el equipo que me acompaña, de tocar con los músicos con los que hoy estoy tocando, de que siempre reciben bien las canciones y de que si no estuviéramos en pandemia nuestros shows estarían en otro lugar… agradecido sí me siento; realizado no.

Muchos fans, periodistas y artistas coinciden en que vos, hoy en día, sos el mejor rapero de Argentina, ¿lo sentís así?

No me creo que el mejor. Que yo diga eso me haría perder el objetivo, la misión. A mí me encanta que haya colegas que la estén rompiendo y que rapeen increíble porque eso me estimula y me lleva a crear más, pero no por el lado de la competitividad, sino del contagio de esa sensación de acción: si hay un montón de gente accionando al lado tuyo vas a sentir que te querés mover también. Sí creo que soy una de las personas que están ahí metiéndole y dándole al nivel dentro del género en Argentina, pero esa es mi visión. Sigo pensando lo mismo que siempre: rapear mejor, poner atención para sacar un puzzle de palabras que esté bueno, en la profundidad, en la diversidad… mi mente está más ahí. Con el tiempo me sentaré más a vivir y analizar los momentos. A veces llego tarde a ciertas situaciones que están pasando a mi alrededor y como que no tengo noción. Cuando esté más adelante veré qué onda, pero desde mi lado, estoy tratando de aportar lo mejor que puedo para mi rap y generar ese contagio de acción en otros artistas.

¿Tenés cierto «poder» para hacer una colaboración con alguien no tan conocido y «avalarlo»?

Yo creo que, desde el lugar en donde uno está, las colaboraciones siempre tienen su impacto. Hubo colaboraciones que me han abierto las puertas, puertas que yo he abierto a otros artistas. Sí creo que alguien que yo haga puede generar repercusión en la carrera del otro como lo del otro en la mía, pero si llegamos a colaborar es porque hay un respeto mutuo hacia lo que cada uno hace sin la idea de que uno está por encima del otro. Pero sí, me encantaría, desde mi lugar, aportar a que salgan a la luz otros monstruos que tienen mucha habilidad, recursos, musicalidad y talento. Últimamente estoy planeando algo al respecto.

¿Se puede saber algo sobre eso?

En el Throw Up #1 digo «Tengo un sueño que cumplir como J. Cole en Dreamville», que es el sello de J. Cole… yo estoy empezando a armar las cosas, de a poquito, para tener un sello de rap local que permita abrir las puertas a otros artistas. Estoy empezando a fantasear con eso y creo que desde ese lado voy a poder hacer un aporte en las carreras de otros sin tener que estar, estrechamente, yo al frente. Me interesa porque puede ayudar a que crezca el género y la cultura acá. Ojalá puede terminar de encaminar eso, pero estoy muy entusiasmado y ya saldrá cuando tenga que ser.

¿Con qué artistas te queda colaborar?

Me gustaría tener una con toda La Conección Real; me parece que sería como una colabo valiosa, prestigiosa, porque son historia de nuestro país y me encantaría tener una colaboración yo solo con todos ellos. Con los Kamada me gustaría tener algo mano a mano, también algo solo con Núcleo… son colaboraciones que tienen que ver más con lo simbólico, pero después hay un montón de artistas con los que me queda colaborar… wow, hay tantos… Orión XL, Asterisco, Frane, hay un montón. Es una cosa increíble, pero creo que es algo que nos falta; al rap local le falta eso: la idea de featuring y de sacar cosas en conjunto. En el Lunfardo se vio más una escena, varios que se juntan en pos del conjunto; en el cypher que armamos nosotros y en el tema «OG’s» de Fianru, Malajunta, T&K, CNO, Núcleo se ve eso. El trap de los últimos años fue el ejemplo más claro de qué pasa cuando varios artistas se ponen a tirar para el mismo lado. Creo que eso es lo que falta en el rap de acá, así que está bueno que vaya pasando.

Pregunta obligada: ¿a Acru se lo va a volver en eventos de freestyle?

Durante mucho tiempo no supe cómo pararme. En un momento me desencuentro, me desarraigo de las batallas de freestyle y me alejo. Ahí hago El Origen y #Anonimato y, con la última participación que yo tuve, creo que supe cómo pararme desde un lugar nuevo, con más seguridad de desde dónde participaría de una situación de freestyle y qué trasfondo quiero que tenga. Creo que la última vez que participé fue con un estilo, con una forma y defendiendo cierto criterio a la hora de estar ahí, más allá de que le den más o menos valor a eso. Yo creo que podría participar de alguna movida si me gusta, si me atrae, si me siento dispuesto a poner energías. Hoy, por ahí, tengo una puerta más abierta hacia eso. Yo ya sé, y creo que la mayoría también, que soy una persona que está lejos de entrar al circuito competitivo y estar regularmente presente ahí para luchar por todos los títulos de free. Yo creo que podría hacer presentaciones de muy buen nivel, pero para alcanzar eso tengo que quitarle tiempo a todo el proceso artístico que estoy transitando y no estoy dispuesto a eso. Tengo muchas ganas de seguir grabando, produciendo clips, ensayando con la banda, componiendo, pasando tiempo en el estudio y, por ahí, estar en las presentaciones de freestyle con tope de nivel te demanda cierto entrenamiento y tiempo que no tengo ganas de dedicar. Participaría de una movida de freestyle siendo yo desde el lado en el que pueda aportar, que seguramente tengo cosas interesantes para poder dar ahí.


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Fuente
Filo.News
Botón volver arriba