DEPORTES

Argentina – Uruguay: la selección goleó 3 a 0 en el Monumental en un partido de alto vuelo

La Albiceleste volvió a jugar en Buenos Aires y con público: le ganó 3-0 a la Celeste con goles de Lionel Messi, Rodrigo De Paul y Lautaro Martínez.

Con goles de Lionel Messi, Rodrigo De Paul y Lautaro Martínez, la Selección Argentina goleó 3-0 a Uruguay, que tuvo desde el arranque a Nicolás De la Cruz, y vivió una noche inolvidable en el Estadio Monumental. Se jugó nuevamente con público, que disfrutó de un vibrante partido de punta a punta.

El equipo de Lionel Scaloni destrabó un partido que comenzó muy chivo en el Monumental por culpa de Luis Suárez, quien exigió a Emiliano Dibu Martínez en tres oportunidades. Primero fue un bombazo a quemarropa, luego una pirueta dentro del área chica y por último un disparo desde un ángulo cerrado que se estrelló en el palo.

Sin embargo, fue un grito de Messi desde bien adentro que abrió un marcador que costó y mucho, a los 38 minutos del primer tiempo. Y fue así porque Uruguay propuso un trámite bravo con un trabajo defensivo casi sin fisuras y con contras que estuvieron muy cerca del gol, todas de Suárez.

La Pulga se la tiró de cachetada a Nicolás González, uno de los que picó toda la noche, pero esta vez no alcanzó a conectarla y Fernando Muslera se comió el amague. La suerte jugó a favor para el 1-0 y para el gol número 80 (18 desde afuera del área) del capitán con la Selección Argentina. De ahí a los vestuarios fue todo para una Albiceleste que buscó incansablemente el arco rival.

Dos chances claras de Giovani Lo Celso, una que se estrelló en el travesaño y luego picó en la línea (imposible para Federico Valverde y compañía), un zurdazo de Lautaro Martínez que tapó abajo Muslera y finalmente el gol de Rodrigo De Paul (el segundo con esta camiseta) tras una distracción en la salida del elenco charrúa.

En el segundo tiempo, el entrenador Óscar Washington Tabárez mandó a la cancha a Edinson Cavani y Darwin Núñez para atacar con todo lo que tenía a disposición. Argentina asumió el riesgo -por momentos quedó mano a mano-, aunque sin consecuencias negativas porque en el arco tuvo a un Dibu Martínez muy encendido. La exhibición continuó y el tercero estaba a caer, solo era cuestión de minutos. Así lo hizo Lautaro Martínez.

Messi, el director de esta orquesta, abrió la cancha para De Paul y todo terminó en un pase gol para Lautaro al ras del piso. Fue una Selección Argentina armónica, con brillo individual, jugadas colectivas y variantes para llegar al ataque, mientras que Uruguay se mostró siempre impotente. Nadie pudo salvarlo del nocaut, ni siquiera sus jugadores de gran trayectoria ni los de gran actualidad.

Scaloni mandó a la cancha a Ángel Di María y el Monumental se vino abajo.

Y enseguida, con el envión de la gente en las tribunas del estadio «Monumental» y después de otra recuperación en zona alta, Lautaro Martínez le erró a la volea, pero Rodrigo De Paul estuvo más rápido que todos para capitalizar la pelota suelta y poner el 2-0 con un toque sutil.

La ventaja le dio muchísimo más aplomo a los dirigidos por Lionel Scaloni, que ampliaron su invicto a 24 partidos, siendo la Selección que ostenta la mayor marca sin perder vigente en todo el mundo. Por eso no sorprendió que Lautaro Martínez anote el 3-0 definitivo, cuando todavía quedaban 30 minutos por jugar.

Argentina llegó a 22 puntos, seis menos que el líder Brasil (este domingo empató con Colombia en Barranquilla), y el jueves cerrará esta triple ventana frente a Perú en el «Monumental», mientras espera por la resolución de la FIFA sobre el inconcluso encuentro ante la «Verdeamarelha».

En los primeros 30 minutos, fue Uruguay el que se amoldó mejor a su plan de juego y contó con tres chances muy claras para abrir el marcador: Emiliano «Dibu» Martínez intervino en dos -la segunda espectacular a contrapierna ante Suárez- y el palo izquierdo devolvió un bombazo del «Pistolero» más tarde.

Tampoco es que Argentina jugaba mal, al contrario, mostró la paciencia necesaria para esperar el momento de romper las dos líneas defensivas bien cerradas que planteó Uruguay. Un derechazo de Lo Celso a la salida de un córner y un centro de De Paul que no llegó a desviar dentro del área Lautaro Martínez fueron los avisos de la Albiceleste.

Pero la más clara llegó sobre los 34 minutos, cuando en un furioso contragolpe con una habilitación de billar de De Paul, Lo Celso quedó cara a cara con Muslera, lo gambeteó y cuando quiso definir ante tres defensores en el borde del árco, reventó el travesaño y desperdició el 1-0.

También la tuvo Messi en su típica jugada de ir a buscar el centro atrás por bajo, al borde de la medialuna, para darle de primera y, con desvío mediante, generar el «Uh» en las tribunas por lo cerquita que pasó del palo derecho.

Y en la jugada siguiente llegó la recuperación de Paredes en mitad de cancha, el pase rápido para Messi porque es el momento que tiene campo para pensar y ejecutar, el globo a la diagonal de González que no llegó y la distracción de Muslera que no pudo detener el trayecto de la pelota rumbo al fondo de la red.

Uruguay sintió el impacto del 0-1, Argentina olió sangre y no perdonó en otra muestra de su concentración plena, cuando De Paul cerró con gol un gran primer tiempo para la Albiceleste.

La confianza es un arma de las más influyentes en el deporte colectivo y Argentina dio una muestra de eso desde que comenzó el complemento, para desactivar cualquier atisbo de reacción de los charrúas, pese a los cambios que buscó el «Maestro» Tabárez.

Por eso no extrañó que llegue el tercer tanto, cuando Messi junto siete camisetas celestes en el área y abrió a la derecha para De Paul, que lanzó un preciso centro bajo para que en el segundo palo la empuje Lautaro Martínez, sacándose la mufa justo cuando Scaloni iba a reemplazarlo por Joaquín Correa.

Esa jugada sentenció el partido -si es que todavía tenía opciones Uruguay- y sirvió para que la Selección argentina siga uniéndose con sus hinchas que festejan como un gol cada defensa, que se rompen las manos para aplaudir cada pared y que piden porque el Mundial se juegue ya, en vez de esperar hasta diciembre de 2022.

Scaloni escuchó el pedido de los hinchas y mandó a la cancha a Di María, que tuvo algunas chances para poder haber concretado el cuarto tanto albiceleste. Incluso también Messi. Pero sólo por Muslera Uruguay se fue con un resultado más corto del que mereció el segundo tiempo.

Esta es la síntesis:

Argentina: Emiliano Martínez; Nahuel Molina, Cristian Romero, Nicolás Otamendi, Nicolás Tagliafico; Rodrigo de Paul, Guido, Leandro Paredes, Giovani Lo Celso; Lionel Messi, Nicolás González y Lautaro Martínez. DT: Lionel Scaloni.

Uruguay: Fernando Muslera; Nahitan Nández, Sebastián Coates, Diego Godín, Ronald Araujo; Federico Valverde, Matías Vecino, Nicolás De la Cruz, Matías Viña; Luis Suárez y Brian Rodríguez. DT: Oscar Washington Tabárez.

  • Estadio: Monumental.
  • Árbitro: Roberto Tobar (Chile).

Goles en el primer tiempo: 38m Messi (A) y 43m De Paul (A).

Gol en el segundo tiempo: 17m Martínez (A).

Cambios en el segundo tiempo: Al inicio, Edinson Cavani y Darwin Núñez por Rodríguez y De la Cruz (U); 17m Joaquín Piquerez y Lucas Torreira por Viña y Nández (U); 18m Joaquín Correa y Angel Di María por Martínez y De Paul (A); 27m Giovanni González por Araújo (U); 29m Exequiel Palacios y Julián Álvarez por Paredes y Nico González (A); 35m Facundo Medina por Otamendi (A).

Turismo Gobierno Ciudad de Buenos Aires
Botón volver arriba