MÚSICA

Estreno: Wos lanzó ‘Oscuro Éxtasis’, una oda a las sombras que vienen con el éxito

Valentín Oliva presenta su segundo álbum a dos años de su debut discográfico. Las claves de su nuevo trabajo prod by Evlay.

Pasaron dos años desde que salió «Caravana», el álbum debut de Wos, y las cosas cambiaron mucho. En «Oscuro Éxtasis», Valentín ya no le canta tanto a la fiesta, los amigos, los amores. El paisaje se tiñó de gris y las dudas, lamentos y procesos internos se adueñaron de sus letras. 

La voz tampoco es la misma. Juega, raspa, llora, y por momentos está calma. La música, a cargo del magistral Evlay, fusiona elementos del rap, el rock, el pop y el funk, entre otros géneros.

«Oscuro Éxtasis» viene a ser eso. Un testimonio de la llegada a la fama y todo lo que eso conlleva en formato LP.

Para internarnos en el mood basta con darle play al primer track, «Introducción al éxtasis». Frases como «Lo que deseo es eso mismo que me asusta» y «Estado de crisis pal humano, literal» nos sitúa en la mente de un Wos que ¿ya está en paz con su reconocimiento masivo?

«Buitres», dedicada a esos seres carroñeros que habitan muchísimos ámbitos -y sí, también la industria de la música. 

«Culpa», el focus track del disco, tiene como invitado al gran Ricardo Mollo en guitarra y coros, y es sin duda la joyita del album. También da el indicio de un Wos que es más compositor que artista de un género en particular, y que lo que tenga para decir siempre sobrepasará cualquiera de ellos

Quedan dos feats más: «Flaco Niño Gordo» ft Ca7riel y «Cambiando la Piel» con Nicki Nicole. Ambos destacables, con mucho swag, y marcando acaso los tracks más up de todo el tracklist.

En contraposición, «Pared de cristal», «Mirá Mamá» y «Mugre» marcan los puntos más sensibles del disco. No tristes, sensibles. Vulnerables. Genuinos.

Si ‘Caravana’ era la carta de presentación de Wos-músico, de gira, festejando, a mil, «Oscuro Éxtasis» es una oda a las sombras, a la oscuridad que viene con el éxito. A las dudas sobre uno mismo, a los miedos tanto al éxito como al fracaso, al deseo, a la soledad.

Y es, sobre todo, Valentín abriéndose al mundo. Poniendo en manos de esos miles de fanáticos todo lo que atravesó y procesó en estos últimos dos años. Dejándonos, al fin y al cabo, una parte de sí mismo.

Botón volver arriba